Ariany  es un pueblo que no está lejos del centro de la isla de Mallorca. Ya de camino hacia él, uno empieza a soñar…Campos de trigo amarillos en Junio, pequeños bosquecillos que regalan sombra en medio de la calor del verano y misteriosos olivos testigos de miles de años, encierran este romántico pueblo. En el Puig de Sa Cobetera se encuentra la iglesia Nuestra Señora d’Atocha dónde se casaron Claudia y Markus. Sin duda es algo muy especial casarse en Ariany. Toda la familia pasó ahí sus vacaciones para poder estar todo el tiempo con ellos dos, para amplificar la fiesta de su boda. Cada vez me sobrecojo cuando mis clientes ponen toda su confianza en sus recuerdos, es decir, confían en las fotos de su casamiento que están en mis manos. No sé, pero me siento más que afortunada por mi profesión de fotógrafa de bodas, esa alegría que me produce el poder estar en momentos de máxima emoción y felicidad…