Simone ama a los animales. Y a partir de hoy especialmente también a los caballos. Su amor por ellos se refleja en amarlos tal como son. Esto lo aprendió con su propio perro „Georgie“. El no es de una raza especialmente hermosa, y encima, tiene el síndrome de ADHS…pero ella lo ama exactamente como es, y no querría que fuera distinto.

Esta mujer pelirroja tocó mi puerta preguntando por una sesión de retrato y en mi cabeza la vi inmediatamente con un caballo blanco en la playa.

Trato,  un caballo orgulloso y elegante, es una mezcla entre la raza árabe y la andaluza.

Que Simone estuviera igual de ilusionada con la idea que yo fue una gran alegría, y también el entrenador de caballos Jacobo se alegró por la sesión.

Así es que salimos juntos hacia una de las playas más hermosas en el norte de Mallorca  para hacer fotos.

Estas fotos son un regalo de la vida, porque todo encajó perfectamente. Si bien el motivo de un foto shoot como este son las encantadoras fotos que salen…está claro que principalmente son un recuerdo indescriptible de una tarde de ensueño en la playa.

Gracias Trato, gracias Jacobo, gracias Simone – gracias a ti,  “Bella Mallorca” por haberme permitido vivirlo.