Katja fue para mí en esta temporada 2016 la novia más dulce, enamorada e ilusionada que he tenido. Ella no paraba de reflejar su dulzura en su gran día y esto provocó en mi tal recuerdo que aún pienso mucho en aquel día y me produce un gran sentimiento de amor y cariño. La fecha de su boda no fue nada común comparado con las que se suelen coger para casarse en Mallorca. Su gran día fue el cinco de noviembre y pillamos un pelín de lluvia y nubes, pero hacía suficientemente calor como para que todos pudieran lucir sus ropas de fiesta y que Katja pudiera ir con su precioso vestido de novia en manga corta. El restaurante y al mismo tiempo la Finca S`Olivaret` situada muy cerca del pintoresco pueblo de Alaró, fue tan bonita que tomamos nota para volver algún un día en privado. Sobre todo fue el paisaje forestal tan verde el que nos impresionó.

La ceremonia, oficiada por Toni Pons,  fue sin duda la ceremonia más divertida del año, no parábamos de reírnos.

¡Que os acompañe todo nuestro amor Katja y Christian, fue muy muy bonito estar con vosotros!