Desde hace unos años Marta y Jacobo soñaban con una sesión de fotos romántica con uno de sus maravillosos caballos. Ambos viven en una pequeña finca en medio de Consell, en Mallorca. Esta localización recuerda a películas australianas: en medio de la naturaleza virgen, sencillo, natural, totalmente idílico.

Jacobo es un domador de caballos proveniente de la escuela francesa, si bien es español. El estilo de adiestramiento español le resultó demasiado estricto, en parte hasta brutal, es decir, poco considerado con los animales. Estaba convencido de que es posible hacerlo de otra manera. Así es que aprendió el arte del adietramiento de un colega francés y así, fue capaz de llevar a caballos de ensueño a los escenarios.

Ama a estos caballos y él mismo posee un orgulloso Palomino y un caballo árabe de color blanco.

Para nuestra sesión hemos elegido al „rubio“…simplemente porque combinaba perfectamente con los campos de color dorado en donde planeamos el picnic de domingo para la sesión de pareja.

Estamos encantados con las imágenes. Y vosotros?